PASOS QUE DARÁ TU MALTRATADOR/A PARA HACERTE LA VIDA IMPOSIBLE

Primero, el maltratador/a, te seducirá, dirá y hará cosas que te encandile, tales como piropearte, decirte que eres la mejor, única, que le encantas, que es muy feliz a tu lado, que de no haberte conocido no sería feliz, hará cosas que sabe que te gustan: una buena comida, un viaje…

Segundo, poco a poco intentará aislarte de tu familia, de tus amigos y amigas, te dirá frases como: tu familia no me gusta, tu padre… tu madre… tus hermanos/as… pondrá pegas por todo.

Hasta que no consiga aislarte de tus amigas/os, diciéndote que no te convienen, que se aprovechan de ti…no parará.

Manipulará tu mente de tal manera que te lo acabarás creyendo y dejarás de hablar con tu familia y a tus amigas las dejarás de lado.

Ahora el maltratador/a tiene todo el poder sobre tí. Eres su “presa” fácil. Ha conseguido aislarte emocionalmente y físicamente de tu familia y amigos/as.

Tercero, el maltratador/a ya te tiene “comiendo de su mano”. Ahora empezará a mostrarse como realmente que es. Lo que antes eran alagos y buenos modales, ahora tú eres un valle de lágrimas donde empezará a tratarte mal: te insultará (eres una puta, no vales nada, eres una guarra vistiéndote así…) MALTRATO PSICOLÓGICO, empezarán los celos enfermizos: “¿qué haces hablando con ese chico/a? ¿no te he dicho que ni los mires? ves, eres una puta, un cabrón…”

Tú no entiendes nada ¿por qué era tan bueno/a y tan alagador/a y ahora se ha convertido en un monstruo/a? No te lo explicas, pero sigues con él/ella porque estás “enganchada/o” emocionalmente. Sólo lo tienes a él/ella, porque él/ella muy hábilmente te ha aislado de todas las personas a las que tú podrías pedir ayuda, contarles lo que te hace…

Estás “sola/o ante el peligro”.

Pero tú te autoengañas, piensas que ese comportamiento es así porque está en el paro, o porque ha discutido con su familia, o por mil excusas que tú te inventas para poder aguantar esa situación. Te autoengañas pensando que cambiará, que con tu amor y comprensión él/ella va a cambiar, porque te enseñaron desde pequeña que los cuentos de hadas acaban bien, y tú luchas por esa relación autoengañada, pensando muy ilusamente que él/ella va a cambiar a mejor, que va a volver a ser el galán, la dulce chica que conociste.

Él/ella, ya “te tiene en el bote”. Tú no puedes escapar de sus garras y por ahora, tampoco quieres escapar pensando que va a cambiar a mejor con tu ayuda, con tu gran amor.

Cuarto: Pasan los días y él/ella no cambia, incluso va a peor, lo que ayer era un insulto hoy se convierte en un empujón, se enfada por todo, tú no haces nada bien, nada. Y si te ve llorar no le importa, e incluso te ridiculiza, él no tiene empatía, no siente compasión por tí… pero tú por él si.

No te explicas por qué él/ella ha cambiado. Pero realmente no ha cambiado, él/ella era así antes de conocerte. A todas las/os chicas/os anteriores a ti les hacía lo mismo, pero tú no tenías ni idea, ya que él/ella te ha contado mentira tras mentira.

Él/ella te ha quitado mucha energía, ya casi no tienes fuerzas ni para dejarle, ni para seguir con él/ella. Los maltratadores/as son vampiros emocionales que te absorven la energía. Tú te pasas el día pensando en agradarle, en hacer todo TODO bien, en preguntarte por qué se porta así de mal contigo y te vas desgastando emocionalmente.

Dejas de comer o comes compulsivamente (sin hambre). Estás emocionalmente rota/o. Es una montaña rusa de emociones encontradas. Te encuentras en un callejón sin salida, sin amigas para poder contarle lo que te pasa, tu familia ya casi ni te habla.

Horror!! qué puedes hacer?

Quinto: Y sigues con él/ella, porque todavía no estás preparada/o mentalmente para dejarlo/a. Pasan los días y él/ella te pega una bofetada porque no le ha gustado un comentario tuyo, porque haces demasiadas preguntas… o porque sencillamente le da la gana de pegarte y punto, así se siente con el PODER, un poder sobre tí, sobre tus emociones y sentimientos, sobre tu vida.

Estás agotada/o, ni te has podido defender, no te lo esperabas, tu mente niega que te haya abofeteado porque ha sido un acto muy cruel, te preguntas: ¿cómo una persona que dice que me quiere, me insulta y me golpea? no lo entiendes porque tú eres una persona muy bien educada, con buenos modales, que te educaron en los buenos tratos.

Sexto: Con el tiempo ves que él/ella no cambia, al revés, su odio y sus malos tratos son más y más virulentos. ¡Socorro! ¿cómo vas a salir de aquí?, tú que le has dado todo tu amor y que él/ella no sabe apreciarlo, tú que has hecho todo lo que él/ella ha querido: te has distanciado de tu familia, de tus amigos… todo por él/ella, para estar sólo con él/ella, para demostrarle que le quieres con toda tu alma, y él/ella te lo paga así?

Si tienes hijos es aún más complicado salir del ciclo de la violencia porque piensas qué será de tus hijos, qué les pasará y eso te produce mucha angustia.

Tienes mil dudas en tu cabeza: si me separo de él qué será de mi? qué será de mis hijos? qué pensarán mis amigas, qué pensarán mis vecinos, mis padres, mis hermanos…?

Te machacas a ti misma/o, tienes dolor de cabeza, te duele la espalda… estás somatizando todo ese dolor, puedes acabar enferma.

Septimo: Al final te decides a dejarlo, cómo hacerlo? Le aviso que me voy? No le aviso?

Decídete a hablarlo con los servicios sociales de tu barrio, a la asistenta social  cuentale todo lo que pasa en tu casa y te va a ayudar. Económicamente y psicológicamente.

Hay casas de acogida para madres e hijos menores de 18 años para que vivan anónimamente, él no sabrá donde estáis. También puedes ir a casa de tus padres con tus hijos o a casa de una amiga. Todo eso lo tienes que valorar tú. A la casa de acogida, se puede ir sin denuncia por maltrato previa. Luego, si quieres le denuncias o no, pero puedes seguir en la casa de acogida donde hay personas que te reforzarán psicológicamente.

Interiorizas todo lo que te ha pasado con esa persona. Te das cuenta, estás siendo consciente de que no se puede convivir con él, que es violento, que le tienes mucho miedo, miedo por ti, miedo por tus hijos.

Te proporcionan ayuda psicológica gratis, para reforzar tu autoestima y a pensar por ti misma. Empiezas a ver luz a través del túnel.

Al principio es todo un caos porque tienes sentimientos encontrados de amor y odio. Sientes mucho dolor, mucha rabia, mucha impotencia acumulada. Te sientes la mujer más tonta de la tierra, te autoinsultas. ¿seré idiota? ¿Cómo he “permitido” que me maltratara? ¿Por qué no lo habré dejado antes? Pero poco a poco y con el tiempo, te vas sintiendo mejor, más libre, más tú. Recuperas tu vida, tu personalidad, tus hijos están más tranquilos, más a salvo, tú los has salvado, salvándote a ti les has salvado a ellos. Eres su heroína, su espejo donde se van a mirar todos los días y te admiran. Los hijos te adoran y saben por lo que has pasado porque ellos también han sufrido mucho.

NO TE MACHAQUES

Lo que tú has sufrido lo han sufrido muchas mujeres, mujeres ricas, pobres, con carreras universitarias, sin estudios… El maltrato no sabe de clases sociales. Hay mil historias detrás de los malos tratos. Hay mujeres maltratadas jueces, abogadas, policías, amas de casa, de todo y hay maltratadores jueces, abogados, policías, amos de casa… de todo. Ves? te das cuenta?

El problema no eres tú, que eres una persona educada, con principios, con modales, una persona respetuosa y coherente. El problema es tu maltratador/a que es una persona sin empatía, sin modales, sin principios, una persona egoísta y sin remordimientos.

Los psicópatas son maltratadores pero no todos los maltratadores son psicópatas.

La psicopatía no es una enfermedad mental, es lo que tú y yo entendemos por un hijo de puta, es decir, que hace mal, hace daño, queriendo hacer daño, que sus objetivos los va a conseguir si o si, caiga quien caiga.

También hay mujeres psicópatas.

Cuando me refiero al maltrato me refiero a maltrato de PERSONA MALTRATADORA sea hombre o mujer que maltrata y de PERSONA VÍCTIMA sea hombre o mujer maltratado.

Nunca jamás, vas a poder cambiar a un maltratador/a, jamás. Mi consejo es que CORRAS, que HUYAS… y no mires atrás.

No te preguntes tampoco, por qué actúa así, por qué es tan cruel… te volverás loca/o y te desgastarás emocionalmente, te bloquearás y no avanzarás. Ellos/as actúan así porque son malas personas y no van a cambiar nunca.

Ten en cuenta que actúan así con todas las personas que se juntan en su camino. Son destructores, son psicópatas, son cazadores de presas para destrozarlas. Solo buscan su beneficio, su confort, su autocomplacencia. Tú tan sólo eres su esclava sexual, económica, física y mental… no te ve como persona sino como “algo a usar para satisfacerse él a través de ti”. Él te necesita machacada para demostrar su gran poder sobre ti. Manipulan, mienten, hacen teatro para que sientas lástima por ellos, lloran con lágrimas de cocodrilo si ven que le vas a dejar. NOOOOO, es él quien te tiene que dejar, no tú a él. Son depredadores. No sueltan a su presa. La aterroriza con amenazas de muerte a ella o a los hijos o a algún miembro querido de la familia de la víctima. La tiene sometida. Anulada.

¡ANULADA!

Los maltratadores/as tienen baja autoestima y por eso necesitan brillar a costa del sufrimiento ajeno, sufrimiento que ellos no empatizan ni reconocen, tan sólo miran por sus intereses. Lo que tú sufras, nada les importa. NADA!

Terrible!!

 

 

 

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close