MADRES TÓXICAS CASTRADORAS / HIJOS SUMISOS – ABUELAS TÓXICAS CASTRADORAS/NIETOS SUMISOS

 

En realidad son madres maltratadoras, egoístas, que tan sólo se importan ellas mismas. Son madres que cortan las alas a sus hijos, sobre todos a los más débiles y vulnerables. Manipulan, mienten, malmeten… con tal de salirse con la suya. No dejan crecer ni desarrollarse socialmente ni matrimonialmente a sus hijos, pero no a toda la prole, tan sólo a los más débiles psicológicamente.

Son mujeres, generalmente, divorciadas, que en vez de pensar en el bienestar y desarrollo emocional de sus hijos, piensan en satisfacerse ellas. Explotan a sus hijos, los utilizan, los maltratan psicológicamente, les manipulan diciéndoles que les ha dado la vida y alimentos, que se han “sacrificado por ellos, y ahora son ellos quienes se tienen que sacrificar por ellas”.

Los hijos viven un infierno al lado de su madre castradora. Imposible vivir con ella e incapaces de vivir sin ella, ya que ella se ha encargado de meterles “por vena” que ella es la única mujer en la tierra que les quiere de verdad, que todas las mujeres son unas guarras y que se quieren aprovechar de ellos, cuando en realidad es ella la que se aprovecha de ellos descaradamente.

Ellos necesitan ayuda psicológica para poder superar ese encadenamiento psicológico. Si están con su madre están mal, pero lo curioso es que si no están con ellas también “se sienten mal” porque ellas les ha inyectado el veneno de la culpa y al final acaban viviendo con ellas aunque se sientan enormemente desgraciados, ya que se sienten en su “zona de confort” y tienen miedo de volar solos, un miedo sin sentido y sin fundamento que les mantiene ahí al lado de su madre, tirando su vida por la borda. Es como el pájaro enjaulado que  desde que nació ha vivido sin libertad y le abres la puerta para que vuele lejos y sea feliz, pero no se atreve porque está tan acostumbrado a ser desgraciado, triste y solitario que le da miedo la otra vida que  desconoce.

Muchos de estos hijos sufrirán depresión a lo largo de su vida, ya que el peso desproporcionado e insufrible de estas madres castradoras maltratadoras es brutal, si no gestionan ellos bien esas emociones, pueden acabar en depresión, lo cual la madre maltratadora actuará con más virulencia sobre el hijo, se hará más presente y más indispensable en la vida de su hijo, haciendo de madre abnedaga y cuidadora de su hijo enfermo, enfermedad que ella misma creó en él, convirtiéndolo en más dependiente, más sumiso y más vulnerable, cosa que le agrada en demasía a la madre, que no dudará en recordarle todos los días de su vida, que si no hubiera sido por ella, él jamás hubiera salido de la depresión.

Es muy retorcido pero real como la vida misma.

Destrozan matrimonios, pero hay que decir, que ellos también los destrozan, ya que no quieren recibir ayuda psicológica y acaban posicionándose al lado de su madre. Da igual que su esposa sea encantadora, guapa, jovial, extraordinaria…. la semilla de la maldad ya se encargó la madre de posarla sobre la mente de su hijo, y al final el hijo “caerá de por vida en las garras de su madre maltratadora-castradora”.

El hijo anulado! pero responsable de esa anulación, porque opciones para salir de esa situación ha tenido siempre, pero se ha terminado decantando por vivir con su madre castradora, ha elegido a su madre maltratadora.

Tendrán una relación eterna de amor-odio, madre e hijo se amarán y odiarán a partes iguales y mutuamente, donde la madre le controlará, le hará muy hábilmente sentirse culpable y ese sentimiento destrozará al hijo  en todas sus relaciones.

Al final el matrimonio fracasará porque el hijo no coopera en la buena marcha del matrimonio, posicionándose al lado de su madre quien se ha encargado personalmente de cortarle las alas, de insultar y menospreciarle a él y  a todas sus parejas.

Son madres que llaman la atención ahí donde van, que marcan sus pasos y que se creen con derecho a insultar y vejar, dando la imagen certera de que es una persona egoísta, con una gran bajeza moral y que nadie quiere estar a su lado. Insulta, descalifica, menosprecia, siente animadversión por todas las mujeres, es misógena, no soporta ver a sus hijos con otras mujeres, siente verdaderos celos enfermizos y locos, convirtiéndose en la peor enemiga de sí misma. Sufre como una posesa si ve a sus hijos con chicas y saca sus peores demonios, salen por su boca palabras malsonantes y se convierte en un caos de furia.

Lo peor es que no tiene cura, ya que ellas “son así” y “no van a cambiar”. Se creen que así protegen a sus hijos de las malas influencias de las mujeres, cuando en realidad son ellas las que los angustian y los machacan. No procuran la  felicidad a sus hijos ni se mantienen al margen de las relaciones amorosas de sus hijos, más bien al contrario, se encargan día a día de boicotear dichas relaciones amorosas y no pararán hasta que consigan destrozarlas. Controlan a sus hijos, les llaman por teléfono cien veces al día. Sus hijos se sienten en la obligación de mentirles para que no se enfaden y no les monten el pollo, ya que llegan a ponerse muy violentas verbalmente e incluso a veces físicamente, pegándoles.

Esas mujeres maltratadoras, también maltratan a sus nietos, ya que no sabe ni quiere comportarse de otra manera. Malmeten para que sus nietos sufran y se sientan mal. Le da igual que sufran. Ella va “con su verdad” enfermiza. Repiten un patrón de comportamiento, es decir, lo mismo que hicieron con sus hijos lo hacen ahora con sus nietos, inyectándoles odio e inseguridades desde que éstos son muy pequeños. Les aleccionan y les hacen crecer en un ambiente tóxico y violento que les desestabiliza emocionalmente sintiéndose inseguros y confundidos convirtiéndolos en personas dependientes de por vida, haciéndoles creer que sin ella no son nada y acabarían por fracasar. Es decir, convierte a sus hijos y nietos en unos peleles, haciéndoles creer que sin ella su vida es un fracaso y que hagan lo que hagan lo harán mal, porque ella es la única persona en la vida que les quiere de verdad.

Terrible!!

Son mujeres castradoras y maltratadoras, que si sus hijos quedan con alguna amiga, o con su propia mujer, ella los persigue por la calle, insultando a la chica, a la esposa, dándole igual que la gente la vea.

Están empeñadas en que sus hijos dejen esa relación, dejen esa chica, esa mujer que para ella supone una amenaza (que está solo en su cabeza). Piensa que esa chica, esa mujer,  les va a “arrebatar” a su hijo, que para ella es su AMOR, su MARIDO, su COMPAÑÍA, y que no está dispuesta a compartirlo con nadie. Su hijo es  sólo de ella y de nadie más. Es decir, que trata a su hijo como si fuera su marido, y siente verdaderos celos enfermizos si ve a su hijo con una mujer.

Aquí el hijo si no pide ayuda psicológica terminará por cargarse su matrimonio y todas las relaciones que tenga con una mujer.

La mujer del castrado se siente fuera de plano y acaba por pedir el divorcio. El castrado se acomodará en su zona de confort y terminará viviendo con su madre hasta que ésta fallezca. Él sentirá un gran vacío, se ha quedado sin madre y sin mujer. Pensará que su vida ha sido un asco, pero ya será demasiado tarde. Su ex-mujer estará feliz con otra pareja que sí la supo valorar y amar como ella merece y él, una vez más, se sentirá SOLO, TRISTE Y ABATIDO, pero esa fue su libre elección. Conozco casos que han acabado así.

Para un hombre, su esposa tiene que ser su principal prioridad y luego están los hijos. Cuando ya tiene su familia, su padre y su madre pasan a tener el tercer lugar, y en el caso de una mujer, lo mismo.

Ser una madre castradora no es condición suficiente para que pueda lograr entorpecer la relación familiar de sus hijos, también es necesario que su hijo o hija se deje castrar y que no haya llegado a desarrollar su carácter como para enfrentar a los padres.

Los hombres son menos propensos a buscar ayuda y, por lo tanto, a acudir a terapia. A pesar de que en su interior carguen con un buen saco de sufrimiento, su capacidad de negación es inmensa. Así, los hijos adultos de madres controladoras son un grupo poblacional que demanda de una ayuda específica y nuestra responsabilidad como sociedad es facilitársela.

 

 

 

 

 

 

 

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close