EL DOLOR

Querido lector, querida lectora, voy a hablarte un rato del dolor. Voy a deciros que en mis publicaciones la mayoría de las veces hablo en femenino ya que yo soy una chica pero que sepáis que SABER AMAR CON CORAZÓN es una Asociación y una web que está en contra de los malos tratos, venga de quien venga, ya que entendemos que somos PERSONAS y aquí poco debe importar el género.

Pero, por desgracia para los hombres, tenéis que reconocer humildemente que la mayoría de los delitos son cometidos por hombres. Hombres que por su cultura y por el ejemplo que han recibido de sus antepasados y presentes hombres, han copiado sus conductas, unas buenas pero también y por desgracia, otras muy malas conductas. Por desgracia muchos hombres de hoy copian conductas negativas de sus padres, abuelos… que dan por buenas o graciosas creyéndose más hombres, más machos, más fuertes, más superiores…

Y realmente lo único que consiguen es hacer el ridículo, no evolucionar, no aprender en cabeza ajena. Los hombres malos existen, no es un cuentito que nos contaban de pequeños para comernos la cena. Por desgracia existen y están ahí afuera. Pero los hombres malos que más dañan son los hombres malos que están, que conviven dentro de una familia, ya que a estos hombres no los consideras a priori malos porque conviven contigo, en tu círculo familiar. Comes con ellos, sales con ellos, te diviertes con ellos, duermes con ellos… nada te hace indicar que es un hombre malo con oscuras y perversas intenciones.

Las mujeres tendemos a pensar que todo el mundo es bueno, bondadoso y agradable, que nadie te va a hacer ningún daño. Las mujeres somos ilusas? somos confiadas? hasta nuestro cerebro niega la evidencia, nuestra intuición nos avisa, cuidado con ese hombre, hay algo malo en él, pero nuestro cerebro femenino maquilla esa maldad y la niega. Y luego pasa lo que pasa.

He escuchado muchas historias de mujeres que se han enredado en relaciones tóxicas de amor-odio con un hombre quien al principio era encantador, pero que con el tiempo se ha vuelto un mujeriego, un maltratador, un acosador, un ignorador…

Mujeres cuyo único delito fue enamorarse del hombre equivocado. Si, enamorarse del no hombre. Una pena si. Pienso que los hombres de verdad, aman y respetan a las mujeres, son los que las adoran, les regalan ratos de amor y ternura, que las cuidan y se preocupan por ellas. Pienso que los hombres que de verdad aman a las mujeres, son quienes las admiran y jamás las dejan solas. Les abrazan les besan les arropan cuando tienen frío, les comprende cuando la mujer está enfadada, les dan medicinas si éstas están enfermas…

Los no hombres que tratan mal a las mujeres son hombres con muchas taras mentales, traumas, trastornos incurables, hombres que hacer daño a las mujeres les hace felices, hombres que son no hombres que no tienen valores, que no tienen buenos sentimientos, que odian a las mujeres, que sólo se aprovechan de ellas, de su frágil corazón, de su buen hacer, de su buena educación, de su disposición a entregarles su tiempo, su vida entera.

He visto mujeres derrotadas, muertas en vida, que tan solo respiran pero que hace mucho tiempo murieron por dentro, están vacías y rotas. Mujeres que no lloran, que callan, callan por verguenza, por miedo, porque se sienten engañadas, porque ellas lo dieron todo a cambio de nada, mujeres que eran guerreras y que se volvieron sumisas, esclavas de un no hombre.

He visto a hijos de maltratadores que no quieren ver a sus padres biológicos, hijos que no han sentido nunca el amor de un padre en ellos, hijos ignorados por su no padre, porque el padre no se comporta como tal. Hijos que viven muy mal la ausencia física y mental de su padre. Padres, no padres que pasan de sus hijos. Hijos que quedan rotos y destrozados de por vida. Tan sólo salen adelante los hijos que asumen que ya no tienen padre y deciden construirse sin ellos. Hijos que aunque su padre sea un borracho, un mujeriego, un invisible… ellos siguen adelante con sus vidas e incluso algunos, llegan a triunfar.

También y por desgracia he visto hijos de padres maltratadores que han seguido sus pasos, que los hijos siguen la “estirpe” maltratadora del padre y maltratan a las mujeres creyendo que hacen bien ya que su padre también lo hacía. Maltratador padre, maltratador hijo.

Lo mismo opino de las mujeres maltratadoras respecto del maltrato, aunque, como he dicho antes, las estadísticas nos indican que por cada 100 hombres maltratadores hay 2 mujeres maltratadoras.

Y claro está mujeres maltratadoras también hacen mucho daño físico y mental en la persona que sufre el maltrato, sea su hijo/a, su nieto/a. Mal ejemplo dan con su comportamiento, creando un soldadito maltratador que copia orgulloso las maneras y modos en que la maltratadora madre, abuela actúa. Y lo hará con todo el descaro del mundo porque es lo que ha mamado desde pequeño y será un candidato perfecto a maltratar.

Para mi maltratar es matar poco a poco a una persona, es despojarle de su esencia, de su carisma, de su potencial… quien te maltrata goza maltratándote aunque no es feliz, ya que es una persona amargada, pesimista, vacía, con muchas taras y trastornos… que debería estar en la cárcel para que no haga daño a nadie. Pero, por desgracia, hay mucho maltratador/a en la calle, en los hogares, en los centros de trabajo, en los colegios, universidades…

No tienen empatía, son letales…

Y lo peor de todo es que es muy complicado, muy difícil… salir de la relación afectiva y emocional con un maltratador.

Sin la ayuda de un buen profesional, casi imposible, ya que el maltratador ha dejado a la víctima herida, sangrando, vacía, sin fuerzas, rota, derrotada…la víctima lo único que quiere es morirse de verdad, ya que muerta ya está aunque todavía no la han enterrado.

Lo que duele no es el golpe, no es el insulto, no es que le ignoren…. lo que duele es que quien te hace todo eso era una persona a la que tú amabas, tú admirabas, tú la necesitabas, tú la querías y confiabas en ella. Eso es lo que más duele. Que sea él/ella, a quien tú depositaste tu corazón y él/ella lo pateó, acuchilló, rompió y desgarró.

Eso duele, duele muchísimo.

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close